El segmento fijo (banda ancha y televisión) generó ingresos por 11.072 millones de dólares para España, Portugal y los países hispanohablantes de América en el tercer trimestre de 2016, dos por ciento más que lo obtenido un año atrás. En el mismo período, Estados Unidos facturó 33.800 millones de dólares, según información provista por la Organización de Telecomunicaciones de Latinoamérica (OTI) con cifras de The Competitive Intelligence Unit.

La gran mayoría de los países de Iberoamérica registraron un incremento en los ingresos: se destacó Argentina, con un 39,3 por ciento interanual; Guatemala, con 25,8 por ciento y República Dominicana, con un 20 por ciento. Brasil resaltó por aportar 3.876 millones de dólares. Lo siguió España (1.898 millones de dólares), México (1.674 millones de dólares), Argentina (899 millones de dólares) y Colombia (626 millones de dólares).

En el apartado de Estados Unidos, país que aumentó su aporte un 4,9 por ciento interanual, el crecimiento se vio apalancado por “las economías generadas por tecnologías convergentes, el ensanchamiento de la demanda de banda ancha por el consumo de servicios de video, el uso creciente de aplicaciones en hogares inteligentes y el Internet de las Cosas”, señaló el informe.

Fuera de Estados Unidos, se destacó como positivo el aumento de suscriptores de banda ancha fija y como factor negativo la caída en la adquisición de líneas fijas. Además, indicó el estudio, los países con mejor índice de crecimiento son los que tienen un nivel bajo de aporte. Guatemala, por ejemplo, aportó 77,7 millones de dólares, empujado por “el incremento sustancial en la base de telefonía fija, la contratación de servicios de voz y datos por el segmento empresarial y la oferta de paquetes triple play”. República Dominicana, por su parte, generó 121,7 millones de dólares gracias al crecimiento en el número de suscriptores de banda ancha y los esfuerzos gubernamentales de promoción de la conectividad, que resulta en un aumento en términos de ingresos y el uso de aplicaciones digitales, como pagos electrónicos.

Los mercados con mayor desarrollo de infraestructura y adopción de medios tecnológicos registran un consumo creciente de servicios vía banda ancha pero, a su vez, estos mercados registran un incremento más acotado de ingresos por la ralentización del crecimiento en las suscripciones. La transformación tecnológica lleva a cambios en los hábitos de consumo, que se espera sean soportados con el despliegue y actualización de redes, concluyó.

Medio: TeleSemana

Los ingresos por servicios fijos crecieron dos por ciento anual en Iberoamérica